sábado, 31 de enero de 2009

¿SON LOS MEDIOS DE COMUNICACION UN FACTOR DE RIESGO EN ESTAS ENFERMEDADES?

Mucho se ha especulado sobre la influencia de la moda del siglo XXI, la obsesión por el culto al cuerpo, y los cánones de belleza actuales en el desarrollo de enfermedades como la anorexia, el complejo de adonis, la dismorfia corporal, y otros trastornos de la alimentación.
Hasta ahora se habían publicado algunos estudios que intentaban medir la influencia de la moda, la prensa, la radio o la televisión en el desarrollo de la enfermedad. Para ello entrevistaban a las afectadas, y las preguntaban su opinión sobre cuánto podía haber influido todos estos medios en la aparición y desarrollo de su enfermedad. Era una forma indirecta y subjetiva de medir esta influencia. El gran avance de un grupo Navarro ha sido cuantificar el tiempo que dedicaban las chicas del estudio a los diversos medios de comunicación. Así han obtenido unos datos objetivos, cuantificables, a diferencia de lo realizado hasta ahora por otros autores.Así han conseguido demostrar estadísticamente que el alto consumo de revistas para adolescentes (con una frecuencia superior a una a la semana) y un gran número de horas escuchando radio (más de una hora al día) son un factor de riesgo para el desarrollo de anorexia o bulimia. Sin embargo, no encontraron una relación con el número de horas que pasaban delante del televisor. Este hecho llama la atención, ya que en otros trabajos anteriores si que habían encontrado esta relación, especialmente si los programas contenían videos musicales.
Los medios televisivos, con la difusión de diferentes productos light, pastillas para adelgazar, tratamientos especiales para bajar rápido de peso, y también con los programas que mezclan la vida personal de las modelos, generando una admiración por parte de algunas chicas que luego buscaran imitarlas para conseguir en su ámbito personal el mismo éxito logrado por estas modelos en su vida profesional.
Esta confusión, personal / profesional influye drásticamente en los valores sociales de está nueva generación.
Algo que no debería estar ocurriendo y sin embargo ocurre es la confusión entre cuerpo sano y delgado. Porque si mezclamos estos conceptos estaríamos provocando drásticos problemas en muchas chicas que se ven influidas por este concepto.
El cuerpo delgado, actualmente, está muy sobrevaluado por los sacrificios que uno comete para mantenerlo, ya sea por medio de ejercicio, de dietas, de pastillas, de laxantes o de cualquier otra forma.
Que se confunda figura con éxito es de preocuparse, porque si tomamos en cuenta las graves consecuencias que esto acarrea es realmente alarmante.
Los mensajes que los medios tiran en sus consejos para adelgazar, publicidades y las imágenes de las modelos modificadas a través de luminarias, maquillajes, y en muchos casos el uso de photoshop generan un rechazo al cuerpo normal de las adolestcentes, ayudadas a su vez por las modificaciones físicas que sufren y la lenta aceptación a su cuerpo cambiado. Además de la inseguridad de muchas chicas que las obligan a conseguir una aprobación exterior.
Si nuestra juventud está tan arraigada a conceptos erróneos sobre el mantenimiento de un cuerpo estereotipado que puede acarrear su propia salud llegando incluso a su propia muerte.
No olvidemos el infierno que es padecer está patología, no sólo debemos preocuparnos por los problemas físicos sino tambien los psíquicos.Pero no solo contribuye este factor podemos hblar de dos más.

OTROS FACTORES A TENER EN CUENTA

-Comer habitualmente sola: Aparte de la influencia de los medios de comunicación, el factor identificado que implicaba mayor riesgo era el comer sólo. Este dato, aunque quizás no fuese conocido por el gran público, si que había sido identificado con anterioridad por diversos autores. Debemos pensar que la comida, no es sólo una necesidad para mantenernos con vida, si no también un acto social. En alimentación, como en casi todos los demás aspectos de la salud es necesario mantener un equilibrio y un orden. La comida, como acto social y mucho más si es familiar, conlleva un orden, que facilita al individuo alcanzar al menos unos mínimos de nutrientes. De hecho, está bien documentado la mala influencia sobre el estado nutricional del hábito de comer fuera del ámbito familiar, de las comidas rápidas, o de las comidas trabajos. En los transtornos de la alimentación también se da este efecto, siendo uno de los síntomas más tempranos de la enfermedad. Los pacientes recurren a este hábito para evitar dar explicaciones, e impedir el posible control de padres, profesores o amigos. Como se comenta en el propio trabajo, si este hecho se confirma con otros trabajos debe de ser tenido en cuenta en la prevención primaria de la enfermedad.

-Los problemas familiares: Por último, otro factor de riesgo, es la situación familiar, y más concretamente la pertenencia a una familia uniparental (padres separados o divorciados, viudos, madres solteras...). Este hecho era ya conocido con anterioridad, e incluso se le había relacionado con el desarrollo de otros problemas psiquiátricos en la adolescencia.

3 comentarios: